Puntos a destacar de la nueva Ley de Autónomos

La Comisión de Empleo y Seguridad Social del Congreso aprueba hoy la tan esperada nueva normativa para los trabajadores autónomos que, entre otras novedades, recoge:

  • Los autónomos podrán cambiar hasta cuatro veces en el mismo año su base de cotización, lo cual en la práctica permitirá adaptarla mejor a sus ingresos.
  • En esta misma línea, tendrán permitido darse de alta y de baja en el RETA hasta en tres ocasiones, para poder ajustar más los días cotizados a los días trabajados, ya que la cuota del mes de alta o baja será prorrateada.
  • El exceso de cotización de los trabajadores con pluriactividad será devuelto de oficio, sin necesidad de que el trabajador lo solicite.
  • Las cuotas de los autónomos societarios subirán anualmente en función de lo fijado en los presupuestos generales del Estado cada ejercicio, y siempre tras consensuarlo con las asociaciones de autónomos más representativas.
  • Se amplía la tarifa plana de 50 euros a un año. Ésta podrá retomarse tras dos años (antes 5) tras haber finalizado la actividad.
  • También se establece una tarifa plana de 50 euros de cuota para las mujeres que se reincorporen al trabajo después de la baja por maternidad. Igualmente, existirá una exención del 100% de la cuota de autónomos durante un año por cuidado de dependientes o menores.
  • Será compatible la percepción del 100% de la pensión de autónomo con el trabajo por cuenta propia del mismo.
  • A nivel general, se reduce el recargo por retraso en los pagos a la Seguridad Social hasta el 10% para el primer mes (antes el 20%).
  • [ver ACTUALIZACIÓN] Aquellos autónomos que trabajen en casa podrán deducirse un 20% de los gastos de suministros de luz, electricidad, telefonía, etc. y hasta 26,67 euros diarios como gastos de manutención, siempre que los mismos se realicen en establecimientos de restauración y hostelería, y el pago quede acreditado por medios electrónicos.
  • Estará permitida la contratación de los hijos discapacitados de los autónomos, además de mejorar las condiciones de los emprendedores discapacitados.
  • La contratación de familiares de forma indefinida tendrá unas condiciones mucho más flexibles a la hora de la bonificación.
  • Reconocimiento del accidente in itinere, esto es, el ocurrido en el trayecto de ida o vuelta al lugar de trabajo. Será necesaria la cotización por riesgos profesionales.
  • Los autónomos tendrán mejores programas de formación, más acordes con sus necesidades, incluida la prevención de riesgos laborales.
  • Se refuerza el papel de los autónomos a nivel de organizaciones, aumentando su protagonismo, participación y representatividad.

 

[ACTUALIZACIÓN]

Parece que este aspecto se “desinfla” tras su paso por el Congreso. Así, el porcentaje de deducibilidad respecto a los gastos de suministros se calculará del siguiente modo:

0,3 x (metros cuadrados de la vivienda dedicados a la actividad / metros cuadrados totales)

Por ejemplo, una persona que use un despacho de 15 m2 de una vivienda de 90 m2 totales podrá deducir el 0,3 x (15 / 90) = 5% de sus suministros. Como siempre, para deducir una proporción mayor deberá demostrarlo fehacientemente.

Más información: 1   2   3   4   5    Imagen: Pixabay
Anuncios
Destacado

Devolución de la plusvalía municipal

En Planillo y Pedraz Asesores le ayudamos a recuperar lo pagado indebidamente por la plusvalía municipal. Contacte con nosotros.

“El que gana, paga”. Escueta forma de resumir la filosofía del principio de capacidad económica que ampara un sistema tributario, y sin embargo en algunas ocasiones se da de bruces con la legislación, que excepcionalmente es puesta en entredicho. Pues bien, el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), más conocido por “plusvalía municipal”, es uno de esos casos. El hecho imponible, esto es, la razón de ser del impuesto, consiste en la ganancia obtenida al transmitir un inmueble, en la parte correspondiente al suelo. ¿Y cómo calcular dicha ganancia? En un alarde de lógica aplastante, el legislador estableció unos índices, coeficientes y demás procedimientos “esotéricos” que conducían a obtener la justa y correspondiente cuota impositiva.

Nada más lejos de la realidad, y sin entrar a valorar la duplicidad del hecho impositivo (pues ya pagamos en renta por la ganancia patrimonial obtenida) o el método de cálculo, lo cierto es que en los últimos años ha sido demostrada la gran injusticia fiscal que implicaba: tras la burbuja inmobiliaria, no pocos propietarios han tenido que vender sus viviendas a precios inferiores (a veces escandalosamente inferiores) respecto al precio de adquisición. Afortunadamente, la declaración del IRPF recoge esa circunstancia (daría también para hablar largo y tendido), pero no así la plusvalía municipal, que aprecia ganancia y además la calcula, independientemente del valor de compraventa.

Pues bien, por fortuna nuestro Tribunal Constitucional ha apreciado que los preceptos de este impuesto

gravan una renta ficticia en la medida en que, al imponer a los sujetos pasivos del impuesto la obligación de soportar la misma carga tributaria que corresponde a las situaciones de incrementos derivados del paso del tiempo, está sometiendo a tributación situaciones de hecho inexpresivas de capacidad económica, lo que contradice frontalmente el principio de capacidad económica que garantiza el art. 31.1.”

A modo de resumen, el resultado final ha sido declarar nulos aquellos apartados de la Ley de Haciendas Locales, subsección relativa al IIVTNU, que determinaban la cuantía impositiva en aquellos casos en que la ganancia que pretendía gravarse simplemente no existía, o incluso se trataba de una pérdida. La misma sentencia deja en manos del legislador la forma en que habrá de articularse el nuevo mecanismo que salve tal circunstancia. Esperemos que, ya metidos en faena, el esquema de cálculo sea rediseñado para que la imposición final esté en justa proporción con la ganancia obtenida, es decir, también para aquellos casos en que exista ganancia.

Más información: 1   2   3   4       Imagen: Wikipedia

Deducción de cotizaciones al R.E.T.A.

Ahora que estamos en plena Campaña de Renta conviene tener presentes todos los gastos que podemos deducir, pues hay circunstancias que a menudo generan dudas. Este es el caso de aquellos administradores de sociedades que, aun no percibiendo remuneración por ostentar dicho cargo, sí deben afrontar el pago correspondiente en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos. Pues bien, la Dirección General de Tributos aclara que dichas cuotas, como si de cotizaciones al Régimen General se tratara,

tendrán para aquél la consideración de gasto deducible para la determinación del rendimiento neto del trabajo, pudiendo resultar este tipo de rendimientos negativos si el consultante no obtiene por este concepto ingresos íntegros que superen las cuotas abonadas.”

Es decir, que también en el caso de administradores a título gratuito será factible integrar como gasto dichas cotizaciones.

Más información: 1 2